mentiras

Engañándome solo

El problema es que podemos engañar a todo el mundo incluso a nosotros mismos, pero no podemos engañar a los resultados. En ese sentido la vida es simple: hacemos lo necesario, obtenemos los resultados buscados. No hacemos lo necesario, los resultados no vendrán.