Libertad

28: La esclavitud de las circunstancias

Aunque falta mucho camino por recorrer, ya empiezo a sentir lo que se siente ser libre de la más grande esclavitud de nuestros tiempos: la esclavitud de las circunstancias. Y eso no lo cambiaría ni por 1.2 billones de dólares.