Reflexiones en voz alta: ¡Mi Esposa tiene canas!

Ella ha estado ahí, trayendo orden a mi caos, generando pausa y silencio a mi locura, siempre apoyando sin pedir nada, poniendo en pausa su vida cuantas veces sea necesario si eso es lo que más conviene a la familia. Aguantar este sabelotodo, a veces gruñón y a veces insoportable, mirando siempre el futuro y muchas veces obviando el presente, soñando en grande y constantemente subestimando los detalles, con poca empatía natural y absolutamente iletrado en las cosas cotidianas. Eso es trabajo de diosas o mínimo heroínas.

Déjenos un comentario!

%d bloggers like this: