fbpx

Los Muertos

Este día vamos a arrebatar de la ciencia médica la tarea de analizar los signos vitales de alguien y vamos a reclamarlos para otras disciplinas más interesantes, por lo menos a mi gusto. Hoy no vamos a ver la presión arterial, el pulso, la respiración o cosas similares, para definir si alguien esta vivo o no. Y es que después de pensarlo por varios años he llegado a concluir que es fácil estar muerto y sin embargo pasar cualquier examen médico como los que acabo de mencionar.

Las películas de zombis, que tanto gustan a tantas personas, son representaciones más cercanas a la realidad de lo que muchos nos damos cuenta. En realidad, si analizamos de verdad a nuestras sociedades, nos damos cuenta de que bien puede ser que ese apocalipsis zombi ya haya ocurrido, y que estamos todos viviendo en esta etapa en la que muertos y vivos conviven y coexisten diariamente.

¿Cuándo perdimos la capacidad para sorprendernos por la fiesta del amanecer, en la que toda la creación, desde la estrella máxima que llamamos Sol conspira con Eolo el dios del viento, reclutan a árboles, pájaros y hasta insectos para montar un espectáculo que debería dejarnos sin aliento, en una fiesta de luces, sonidos, olores y sensaciones del más alto nivel en este planeta? Estamos muertos si no lo disfrutamos, estamos muertos si lo vemos de menos y repugnantemente escogemos estar encerrados en una habitación y amarrados a una cama.

¿Cuándo perdimos el poder de conmovernos ante el gesto del hombre común que se esfuerza a diario para mejorar, para ser mejor persona y para dejarles a sus hijos un mejor mundo que el que heredó de sus padres? Estamos muertos si ese gesto diario nos pasa desapercibido y para conmovernos necesitamos ver la misma historia en la pantalla de la televisión, en el cine o en las redes sociales.

¿Cuándo dejamos de apreciar que el día a día no demanda habilidades espectaculares, pero se necesita constancia y diligencia en hacer a tiempo la multitud de pequeñas tareas que permiten que esta sociedad compleja en la que vivimos funcione? Estamos muertos si permanentemente buscamos los tweets del presidente o el vestido que se puso la famosa en la gala de los premios, o la muerte de algún super dotado, que por ser super dotado logró fama y fortuna siendo aun un adolescente, mientras ignoramos a la persona que recoge nuestra basura cada semana, a la que cultiva la comida con la que nos alimentamos o la que garantiza que la energía eléctrica llegue a nuestras casas.   

Imagine un mundo sin basquetbol o sin premios Óscar y ahora imagine un mundo sin recogedores de basura, sin comida y sin electricidad. ¿Cuál le gusta más? ¿A cuál le da más atención actualmente?

Pobreza, de dinero y de espíritu; injusticias, publicas y privadas; marginalidad, por bajos recursos o por ser diferente a la norma; ansiedad y desesperación, por problemas reales o imaginarios; mejora continua a pesar de todo lo que pueda pasar a nuestro alrededor; Ese es el tipo de cosas que debería obsesionarnos, si estuviéramos vivos. Pero parece que estamos muertos. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Déjenos un comentario!

A %d blogueros les gusta esto: