fbpx

La pregunta más importante: ¿Por qué?

El camino es largo, muchas veces no es fácil, a veces tendremos ganas de sentarnos y no seguir avanzando, y por temporadas sentiremos que todo conspira en nuestra contra. Cuando eso ocurre solo hay dos fuentes de energía posibles: O huimos de lo que no queremos o buscamos aquello que queremos.

En mi experiencia personal he visto que ambas funcionan, sin embargo, la calidad de la experiencia que dan es diametralmente opuesta. Esto es así por muchas razones, pero la más obvia es que es difícil ser feliz huyendo. Esta es la razón por la cual una persona avanza por su camino disfrutando cada paso, mientras que otra, en circunstancias muy parecidas y siguiendo un camino similar, incluso dirigiéndose al mismo destino, sufre cada día.

Por esa razón la decisión más importante que tenemos que tomar es cuál es nuestro por qué. Y me atrevo a decir que más bien lo que tenemos que hacer es recordar, pues cada vez estoy más convencido que la decisión la tomamos antes de nacer.

Y para plantear la pregunta de una forma aún más práctica, se trata de definir cuál es nuestra vida ideal.  Esto tenemos que hacerlo no tomando en cuenta lo que creemos posible en este momento, o lo que nuestros recursos actuales podrían sugerir como “alcanzable”, o comparándolo con lo que han hecho otras personas de nuestra familia en el pasado. No. Nada de eso importa. Este no es momento para ser “práctico” o “realista”.

Este es uno de los más importantes puntos de inflexión en nuestro camino, y es necesario darle toda nuestra atención. El camino ante usted le ofrece casi infinitas posibilidades, por lo que es fácil confundirse y perseguir con furia la meta equivocada. Recuerdo claramente la frase de Stephen Covey en su libro Los 7 Hábitos de las Personas Altamente Efectivas, donde alerta que antes de preocuparnos por la velocidad en la que vamos a subir la escalera, es buena idea verificar que esta se encuentre apoyada en la pared correcta.

Entonces, con todo eso dicho hasta ahora, solo falta poner manos a la obra en diseñar esa vida ideal que buscamos. ¿Cómo? Esa es, por supuesto, la próxima pregunta lógica. Y eso es tan personal que hay prácticamente una respuesta para cada persona. En el futuro vamos a intentar diseñar un proceso que pueda ayudar en ese camino, pero en este momento no dejemos que el no saber como vamos a hacerlo nos distraiga de la toma de conciencia sobre la absoluta y vital importancia de hacerlo. Una vez con esa necesidad sembrada en nuestra conciencia, nuestra propia inteligencia natural, que esta justo en la frontera de lo humano y lo divino, comenzará a proveernos de respuestas y así el camino se irá aclarando a medida que avanzamos.

Lo importante es comenzar, y para comenzar solo es necesario comenzar.  

2 thoughts on “La pregunta más importante: ¿Por qué?”

    1. Gracias! Creo que nos cuesta a todos. El perfeccionismo o los recursos escasos para determinado emprendimiento se pueden convertir en las excusas perfectas para procrastinar, pero ya identificado el problema deberá ser mas fácil resolverlo. Saludos!

Déjenos un comentario!

%d bloggers like this: