fbpx

Reflexiones en voz alta: Este soy Yo

“Reflexiones en Voz Alta” es la nueva travesura a lo largo de este camino, explorando el medio de comunicación más antiguo de la humanidad: hablar!

En esta ocasión y para empezar por el principio, se trata de quién soy yo. Y para quienes lo prefieran leer pueden encontrarlo aquí: https://henrypaz.info/yo/

Canción de apertura y cierre: Born Again de Michael Shynes

Ojala lo disfruten!

Ya no una, sino tres palabras clave

Ya no una, sino tres palabras clave

Esta mañana, revisando mis publicaciones en este blog o en las redes sociales, me di cuenta de que quien solo eso ha visto de mí, puede llegar a creer que soy un fanático que ve solo lo “bueno” de la vida, un optimista irredento que escoge ignorar las partes de nuestra experiencia que pueden considerarse como “negativas”. Y peor aún, pueden pensar que a través del contenido que produzco, estoy invitando a las demás personas a adoptar esa forma de vida.

¡¡Nada puede estar más lejos de la realidad!!

Una vida bien vivida disfruta al máximo los eventos placenteros y aprovecha al máximo los dolorosos. Los dos son muy importantes y no estaríamos completos si alguno de ellos faltara.

Entonces, para aclarar cualquier duda, mi invitación es a sofocar todo intento de dejar de ver las cosas “negativas”, negarlas, esconderlas o tratar de disfrazarlas.

Mi invitación es a darles la bienvenida como a un viejo amigo que nos visitará mientras aun tenga cosas que ensenarnos. Mi invitación es a sumergirse de cabeza en esta vida, con todo lo que ello conlleva, así nos parezca bueno o malo.

Si durante muchos años la palabra clave para mí ha sido CONFIANZA, en este momento descubro que tengo dos más: Perspectiva y Disciplina.

La confianza es una actitud pasiva, como se supone que debe ser la roca sólida que nos sirve de apoyo. Pero no hemos venido aquí solo a aguantar pasivamente tempestades.

Por eso ahora sumo a mi vocabulario preferido la palabra PERSPECTIVA, pues ella nos mostrará la justa medida de los eventos, eliminará todos los pequeños dramas de nuestra vida permitiéndonos enfocar atención y energías en las cosas que más importan, y nos permitirá diagramar la ruta que queremos caminar en los años que nos quedan por vivir.

Y una vez que hayamos hecho eso, entra en acción la tercera palabra clave: DISCIPLINA. Disciplina para sentarse a planificar, disciplina para hacer cada día lo que esa planificación nos exige, disciplina para mantener el rumbo, aunque los vientos cambien, como marineros expertos que saben que en algunas ocasiones se puede pelear contra la tormenta y resistirla, mientras que en otras esa actitud no es la más sabia, pues los vientos solo arrancarán los mástiles y romperán nuestras velas si Les ponemos resistencia. Debemos aprender a ajustar velas, timones, pesos y contrapesos, de acuerdo con como las circunstancias lo exijan, mientras mantenemos el curso general de nuestra ruta para poder llegar al final hasta el puerto para donde originalmente zarpamos.

Esa es mi idea de una vida bien vivida. Construirla es mi tarea diaria y es el tipo de vida que les deseo a todos ustedes.

Impacto

Impacto

Este mes se cumple un año de la primera publicación de mi blog henrypaz.info y en estos 12 meses he publicado 33 entradas que han sido leídas 94,546 veces por 32,204 personas diferentes en 36 países. La página de Facebook del blog es seguida por 12,544 personas y los 15 videos grabados a la fecha han sido vistos en conjunto 61,985 veces.

Para haber comenzado estrictamente como una travesura, y para los estándares subjetivos de este su servidor, se ha logrado más de lo esperado. Y, sin embargo, para poner las cosas en perspectiva, la página de Cristiano Ronaldo es seguida por 122 millones de personas y los blogs globales de media monta en cuanto a visitas, son leídos por 40 mil o más personas cada mes. En otras palabras, no se ha avanzado mucho bajo estándares objetivos.

Creo que es seguro decir que el impacto logrado hasta el momento ha sido prácticamente cero y en general, es fácil verlo como una inversión bastante discutible de mi tiempo.

Y, sin embargo, desde mi punto de vista, ha sido la mejor inversión de ese recurso que he hecho en muchísimos años. Sin duda el principal beneficiado he sido yo mismo, pues en el proceso de escribir lo que he escrito, de preparar/grabar/editar los videos, y de postear al menos tres veces por semana en las diferentes redes sociales donde henrypaz.info tiene presencia, he logrado una claridad respecto a mis propias prioridades, a mis propios objetivos y a mis propias razones que me impulsan por la vida, que honestamente no había tenido nunca.

Esta mejora en mi propio software operativo ha sido tanta, que a veces me da pena lo egoísta de este esfuerzo, pero de vez en cuando llega un correo electrónico o un mensaje privado de alguien que no conozco y tal vez nunca llegue a conocer, contándome cómo estaba pasando por un período difícil en su vida y el mensaje que leyó esa mañana le permitió poner las cosas en perspectiva y ese punto de vista ampliado lo hizo sentirse mejor o le dio renovados ánimos para seguir.

Y eso me recuerda que al final del día la más grande obligación de cada uno de nosotros es mejorar el mundo con respecto a cómo lo encontró al nacer, y que si todos hiciéramos nuestra parte no serían necesarios esfuerzos heroicos de nadie. Me recuerda también que el verdadero héroe es el que cumple con su deber todos los días y que no hay mejor forma de aportar a esa causa global que en aquellas actividades que se disfrutan más.

Por esa razón es que este nuevo pasatiempo que encontré hace un año se ha convertido en algo tan querido para mí, pues cumple con todos esos requisitos que acabo de mencionar. Me ha permitido mejorar en mi propia vida, ha ayudado a otras personas a hacer eso mismo, es un aporte a la mejora global pues de alguna forma hace contrapeso a tanta noticia negativa que nos bombardea cada minuto, y encima es algo que disfruto mucho hacer.

Me declaro culpable de no tener idea de hasta donde me va a llevar este camino. Solo sé que estoy disfrutando tanto cada paso que el destino final en realidad importa muy poco.