5: Ideas saliendo de las orejas

Tengo en este momento una gran oportunidad. No sé si es mi segunda o mi tercera, tal vez incluso haya tenido más de las que puedo recordar conscientemente. Pero digamos que es mi segunda para que suene más “importante”.

 

Estoy atravesando un período de creatividad intensa, tanto que es difícil operar en la dimensión práctica de la vida. No sé si han experimentado eso alguna vez, pero es una fase en la que lo que quiero es producir y producir mientras todo lo demás se ve como distracción. Es un esfuerzo tener que interrumpir la actividad para comer, o para hacer algún mandado, o para bañarse, o para dormir. Ya he estado aquí antes, pero ahora esta nueva ola me llega con mucha más madurez tanto en la vida como en los negocios, por lo que estoy en mejor posición para lograr filtrar ese torrente de ideas a través de procesos de planificación y organización para que su desarrollo se vuelva factible, todo eso sin matar por asfixia la creatividad que me sale por cada poro.

 

Creo que hay palabras clave que debo respetar. Priorización es una de ellas. ¿De todas las ideas que tengo, hay algunas más prioritarias que otras? Calendarización es otra. ¿Cuándo quiero que esos proyectos comiencen a desarrollarse? Es necesario desarrollar una visión global integradora para así poder definir mi gran objetivo. Luego necesito listar todas las ideas que tengo, como un menú general. Luego voy a tener que priorizar para que cuando me toque escoger entre empujar una o empujar otra la decisión sea fácil. Después voy a tener que poner algún tiempo a su desarrollo, contestando preguntas clave como cuando me gustaría que cada idea sea implementada y después caminar para atrás y definir en base a esos tiempos, cuando debería comenzar cada implementación. O simplemente definir como una tarea de autodisciplina, cuando me gustaría empezar el desarrollo de cada una. Si, me gusta más así. ¿Qué se yo cuando voy a terminar? Eso depende de millones de factores. Pero cuando empezar, eso depende solo de mí.

 

Luego deberá venir la construcción de una agenda de trabajo especifica que me permita atender cada una en su justa medida aun a través del océano de distracciones de la vida diaria. Y el primer punto de esa agenda debería ser una estimación de los recursos necesarios para el desarrollo de cada idea. El segundo es identificar posibles sitios donde esos recursos se encuentren en este momento y el tercero es ir a buscarlos. No se mira tan complicado la verdad.

 

Esta mañana, después de bombardear a mi esposa durante el desayuno con varias de las ideas en mi cabeza, manejando hacia la oficina puse una canción cuya letra capto mi atención completa:

 

“… I wish you’d drop what you’re doing

And get on the case

We could blow this existence

Right out into space…

 

… Let’s go there today

Go today, go today

Every way, right away…

… Let’s go ‘cause we can’t hold back no more

There’s no way…”

 

¿Mensajes o casualidades? En 20 años sabremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: